Duro revés para el proyecto nacional y popular de Facundo Guzmán, su local gastronómico sin habilitación para la venta de bebidas alcohólicas fue clausurado

El cerco mediático para con el concejal es impresionante, tanto que nadie se enteró que la policía le clausuró su local gastronómico por vender bebidas alcohólicas sin habilitación, según comentaron ex integrantes del sector kirchnerista también estaría colgado de la luz.


Mientras los medios salteños hablan del papelón del concejal, sorpresa y media se llevaron sus colegas comerciantes de la vuelta de la plaza y ocasionales transeúntes cuando el negocio de su propiedad amaneció con faja de clausura de la policía por quinta vez, por infracción a la Ley provincial N°7135/01 en su artículo 100 “La venta, provisión o suministro de bebidas alcohólicas, para su consumo en el lugar de su expendio, sólo podrá realizarse en negocios o establecimientos expresamente autorizados por Jefatura de Policía”.

¿Y por EDESA cómo andamos?

Según fuentes internas del frente de todos hoy enfrentados con el Concejal y candidato a diputado provincial la irregularidad no solo quedaría hay, también tendría su local flojito en el tema eléctrico, ya que llama la atención que las dos cajas de medidores de luz que tiene al frente del local no cuentan con sus respectivos medidores y a menos que el amigo sea un ecologista a ultranza y tenga su techo lleno de paneles solares que le provean la energía necesaria estaríamos en presencia de una conexión clandestina.

Además, fuentes municipales consultadas al respecto informaron que el local no está a su nombre y estaría usando un testaferro como propietario del local comercial.

Como explicarle a los más humildes cafayateños y comerciantes que sufren duramente los efectos de la pandemia y la falta de turistas, que mientras hacen esfuerzos a veces sobrehumanos para pagar el servicio eléctrico de EDESA mensualmente y las habilitaciones necesarias para mantener un comercio abierto, un político y funcionario municipal evade sistemáticamente sus responsabilidades haciéndolos quedar como tontos.

Lo más preocupante es en todo caso el cerco mediático impuesto para cubrir situaciones como esta generan dudas sobre que más nos esconden a los cafayateños y pasan sin que nadie se entere.

¿En el caso del concejal kirchnerista Facundo Guzmán todo es lo que parece no???

Sino pregúntale a EDESA y la Policía.